Aprende a reciclar en tu ciudad

2/3/2021
Compártelo:
Aprende a reciclar en tu ciudad

Llevamos meses hablando del reciclaje. Con la proclamación del Estado de Alarma en nuestro país y el desarrollo de la pandemia que atraviesa el resto del mundo, el uso de mascarillas y guantes se ha convertido en un imprescindible en cualquier hogar, establecimiento y/o área de servicio. Por ello, hoy os vamos a dar mejores pautas para cuidar el planeta y ayudar con el reciclaje en nuestra ciudad. 

Cuando hablamos de reciclaje, no solo nos referimos a reciclar en casa, también en las calles de nuestra ciudad. Respetar el medioambiente es una de las mejores formulas para mejor la salud del planeta. Os enseñamos los diferentes contenedores que existen en las calles y qué contenido puede ir dentro de cada uno (esta aclaración será importante. En muchas ocasiones tenemos dudas sobre qué va en cada contenedor)

El contenedor amarillo está destinado para los residuos plásticos.  No se admiten ningún tipo de residuos que no proporcione estas características. Este contenedor representa, aproximadamente, el 11-12% en peso total de los residuos que generamos. Cada día, estamos más concienciados en su utilización, sobre todo con la bolsa de plástico. Pero, lo más complicado es la cantidad de desechos que podemos arrojar:  Las botellas de plástico, los bricks de leche, las latas de conservas, aerosoles o, incluso, las latas de refresco. 

El contenedor azul está destinado para el cartón y el papel. La utilización de este contenedor representa el 18% en peso del total de los residuos que generamos y es al que más utilidad le damos. En este tipo de contenedor, solo podemos arrojar envases de cartón (no tetrabricks) y todo tipo de papel. Si nos concienciamos, más aún, podemos llegar a eliminar las bolsas de plásticos, por las de papel. 

El contenedor verde que encontramos en las calles es para reciclar el vidrio ya que es reciclaje a 100% y no pierde nunca sus cualidades iniciales. Por cada botella que se recicla se ahorra la energía necesaria para tener una televisión durante varias horas. Por ello, es importante que usemos este tipo de contenedores como punto limpio. 

No podemos olvidar uno de los contenedores más importante, el contenedor marrón. Este contenedor está destinado para los residuos orgánicos. Tenemos que tener cuidado porque en muchas ciudades, este contenedor, es de color naranja y puede causar confusión. Pero, ¿qué consideramos residuos orgánicos? Son todos aquellos desechos orgánicos que producimos en casa: desechos orgánicos, como papeles y cartones manchados de grasa y/o aceite, restos de plantas y restos de comidas y alimentos, entre otros. Pero, no se puede arrojar, bajo ningún concepto, latas de conservas, pañales o botellas de vidrio, no es fácil, pero no imposible. 

Por último, incluimos el contenedor gris, que sirven para los residuos generales. Es el contenedor más utilizado en España. En general, aquí tiramos todo lo que nuestra mente no es capaz de separar en el resto de contenedores. Por ejemplo, es en este tipo de contenedores donde tendríamos que tirar las toallitas húmedas, las mascarillas usadas, los pañales, juguetes rotos o sartenes viejas. 

Aparentemente, seleccionar los residuos es fácil cuando lo sabemos lo que se puede arrojar en cada uno de los contenedores. Si nos concienciamos aún más, podemos hacer que el planeta mejore su salud medioambiental.